974 22 74 74 / 974 23 85 25 eduardogonzalez@mediadoresdeseguros.com

Los españoles son conscientes de los graves problemas de seguridad que supone utilizar el móvil mientras se conduce. De hecho, y a pesar de que 13 millones de conductores (48,2%) reconocen utilizar el móvil al volante, demandan sanciones más duras para acabar con el problema. El 90% aboga por considerar delito hablar por el móvil si se demuestra que es la causa de un accidente; un 87% propone hacer más controles policiales y hasta un 86% piensa que se debe retirar el carnet a los reincidentes. Esta es una de las principales conclusiones del estudio ‘Smartphones: el impacto de la adicción al móvil en los accidentes de tráfico’ que ha realizado Fundación Línea Directa en colaboración con el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia y que Francisco Valencia, director general de la Fundación, acaba de presentar.

Valencia ha reconocido la complejidad para realizar este estudio ya que no es fácil conocer en última instancia, salvo en casos flagrantes, hasta qué punto el móvil es la causa final de un accidente, por lo que han tenido que basarse en «estimaciones». Por motivos de protección de datos tampoco es fácil obtener datos de las telefónicas que indiquen si el móvil estaba activado en el segundo anterior al accidente o si era el propio conductor el que lo manipulaba. «Procedimentalmente hay problemas para esto. Todavía son pocos los casos en los que se ha comprobado que el móvil es determinante», indicó.

De cara al futuro quizá se podría contemplar incluso la ‘repetición’ como en los casos de conducción bajo los efectos del alcohol, aunque hasta el momento Línea Directa cuenta con poco experiencia en este sentido y «no ha repetido ningún caso».

El móvil provoca el 20% de los fallecidos

Francisco Valencia, director general de la Fundación Línea Directa, señaló durante la presentación del informe que se estima que un 20% de los fallecidos en accidentes de tráfico tienen detrás una distracción provocada por el uso del móvil. Esto supone alrededor de 390 fallecidos al año. Valencia recordó que ya el director general de la DGT en sus últimas comparecencias hablaba del uso del móvil como la primera causa de los accidentes en nuestro país. «Línea Directa ha querido poner números a estas estimaciones».

Otra de las cifras que llama la atención del informe es el hecho de que 600.000 españoles se declaren «adictos al móvil» y afirmen no poder dejar de verlo mientras conducen. Y lo más espeluznante, que incluso 2 millones hayan reconocido haberse hecho un selfie conduciendo o que 10 millones (37% de los conductores) hayan chateado al volante.

Desconocimiento de la normativa

El director general de la Fundación Línea Directa se mostró especialmente sorprendido porque la normativa sobre esta cuestión date del año 2002 «cuando la tecnología ha cambiado mucho en estos últimos 17 años». En este sentido, la Ley impone sanciones de 3 puntos y 200 euros de multa por la utilización de teléfonos sin manos libres al volante. El debate está abierto  y sobre la mesa está el incrementar la sanción con la retirada de 3 a 6 puntos.

Pero lo más llamativo es el desconocimiento que más de 11 millones de conductores (40,5%) tienen sobre esta norma. Incluso, según estimaciones del estudio, unos 320.000 conductores creen que está permitido usar el móvil sin manos libres mientras se conduce, principalmente mujeres y personas mayores.

Los jóvenes, los más adictos

Los jóvenes entre 18 y 24 son los más adictos al móvil.  «Esta es una realidad social que ha llegado a la seguridad vial», indica Francisco Valencia. Así, el perfil del conductor que más utiliza el móvil mientras conduce es el de un joven urbano, que lo usa en semáforos y atascos y que provoca accidentes como alcances y salidas de vía.

En cuanto a las sanciones, en los últimos 5 años se ha multado a casi 1 millón de conductores por este motivo y se han retirado 2,8 millones de puntos.