974 22 74 74 / 974 23 85 25 eduardogonzalez@mediadoresdeseguros.com

La contratación con mediadores profesionales

«La mediación de seguros se ha caracterizado siempre por ofrecer servicios como un profesional cualificado (mediadores) que actúa en calidad de intermediario entre las compañías aseguradoras y las personas. Ayudan a las compañías en la distribución de los productos que ofrecen y son el canal de comunicación y gestión entre los asegurados y las aseguradoras». Junto con la garantía y seguridad presente y futura, es lo que Aemes subraya en su último boletín sobre la figura del mediador, al tiempo que advierte de que «han aparecido figuras comerciales encargadas de comercializar seguros, a veces con prácticas no excesivamente éticas y teniendo como objetivo prioritario la venta antes que la calidad del servicio».

En todo ese contexto Aemes destaca 7 ventajas de contratar seguros a través de mediadores:

  • Asesoramiento personalizado y objetivo. A diferencia de otros canales donde a menudo se ‘obliga’ a la contratación de seguros para obtener otros servicios.
  • Profesionalidad y control. La actividad de los corredores de seguros está regulada bajo el control permanente de la DGSFP y deben cumplir una serie de normativas a nivel profesional y de formación que garantizan la calidad del servicio.
  • No hay costes adicionales. Al contrario, en muchos casos el precio es más ventajoso tratando directamente con el mediador.
  • Conocimientos y experiencia, que garantizan que se nos ofrecerá una solución adecuadamente escalada a nuestra necesidad.
  • Atención y asistencia al cliente, personalizada y directa. Incluso en casos de emergencia.
  • Deber de asesorar. Entre los requisitos de la actividad de la mediación se encuentra el de asesorar al asegurado en el momento de la contratación. La ley obliga a facilitar al tomador, al asegurado y al beneficiario de los seguros que hayan intermediado, la información que reclamen sobre cualquiera de las cláusulas de esas pólizas mientras estén en vigor.
  • Rigor y transparencia. El mediador de seguros está obligado a tener la calificación profesional y dependiendo del tipo de trabajo que realice, la ley prevé un determinado grado de formación.

«La seguridad propia, de nuestro patrimonio, nuestra casa, nuestra empresa o nuestra familia son temas serios que debemos analizar bien a quién confiar y el mediador profesional es la mejor garantía del asesoramiento profesional y veraz que podemos necesitar», concluye la patronal de la mediación.